Razones científicas que apoyan a la teoría creacionista

El Doctor John Ashton en su libro “Evolución imposible” 1, libro que defiende la postura creacionista, explica a través de evidencias científicas y en donde la teoría de la evolución no puede explicar el origen de nuestro planeta y la vida que en ella existe. Éste artículo hace mención al resumen que aparece en el capítulo 14.

Las mutaciones no producen nueva información genética significativa

Sino al contrario, demuestra que hay una degradación en los organismos, para que la vida hubiese surgido, debería haber una sintetización gigantesca de miles de moléculas complejas y especializadas desde moléculas inorgánicas que tendrían que haber interactuando una con otra al azar hasta que de alguna manera surja una célula, pero esta estructura no estaría viva, para que pueda iniciar la vida tendrían que iniciarse dentro de ella cientos de complejas reacciones metabólicas con intermediarios metabólicos precisos, en concentraciones y lugares exactos, para que se dieran en forma correcta. Por sentido común podemos imaginar que esto no puede ocurrir y aún ni siquiera se ha logrado  ello de una manera intencional.

Ejemplo de mutación genética

Ejemplo de una mutación genética [Fuente]

Nunca se observó la evolución de una nueva especie del surgimiento de información genética nueva

Para que la teoría de la evolución funcione necesariamente se requiere información genética totalmente nueva, y esto nunca se ha demostrado. En otros casos, nunca se demostró un ejemplo que una polilla evolucione a una mosca o viceversa, es decir la pérdida de información que sucede no resulta en un nuevo organismo sino solamente en una variante de este. Por otra parte no hubo tiempo suficiente en los supuestos cuatro mil millones de años de vida en la tierra para que la información genética presente en los genomas de las millones de especies de organismos evolucione por medio de mutaciones aleatorias a un nuevo organismo vivo y aun esto es estadísticamente imposible. La mayoría de los cambios provocados por mutaciones genéticas son perjudiciales en lugar de dar beneficios a la especie, los descubrimientos sugieren que la información genética contenida en las especies antiguas era mayor y más rica.

Nadie demostró cómo puede aparecer información genética significativa a través de procesos aleatorios

Nunca se ha observado ni reportado en toda la literatura científica, ningún ejemplo confirmado de evolución donde se crea información genética totalmente nueva y lo que se observa en el registro fósil es extinción mas no evolución. Además también es estadísticamente imposible.

Ningún mecanismo conocido, ya sea fáctico o teórico, ha podido explicar el modo en que puede aparecer nueva información genética significativa a partir de moléculas inanimadas (abiogénesis). La abiogénesis nunca se observó, nadie fue capaz de diseñar un experimento y conseguir que algún tipo de organismo evolucione a otro nuevo tiempo de organismo y cualquier experimento para iniciarla fracasó, y esto la deja bien lejos de poder ser considerada como un hecho científico.

Se llega a afirmar que la vida surgió en el agua, sin embargo, un rasgo común de los biopolímeros es que los enlaces que mantiene unidos los bloques se forman a causa de la deshidratación, (osea retirando una molécula de agua), esta característica supone un desafío para la Teoría de la evolución química que asume que la vida se originó en un ambiente acuoso.

El registro fósil muestra extinción, no evolución

El registro fósil que actualmente se tiene es un registro de extensión de animales y plantas que ya estaban completamente formados, sin embargo no hay evidencias de evolución de nueva vida. La teoría de la evolución menciona que tienen que haber existido millones de formas de transición entre organismos intermedios pero el registro no muestra ese esperado desarrollo de novedades evolutivas. No hay nadie que pueda, al partir de un genoma de un pez sin pulmones, al menos enumerar las mutaciones genéticas necesarias para convertirlo en un pez pulmonado. Por otro lado las rocas más antiguas encontradas contienen organismos completamente desarrollados (un ejemplo de estos son los trilobites), pero sin que se encuentren sus supuestos pasados evolutivos, estos están ausentes. Además al utilizar los datos del registro fósil se puede concluir que el 98% de todas las especies que alguna vez han existido están ahora extintas.

Un reconocido biólogo llamado E. O. Wilson estima que la tierra está perdiendo anualmente cerca del 0,25% de especies que quedan. Cabe destacar también que en 1997 la Dra. Mary Schweitzer y sus compañeros de la Universidad Estatal de Montana habían comunicado el descubrimiento de un fragmento de hueso de Tyrannosaurus rex que contenía glóbulos rojos con hemoglobina, esto causo escepticismo en la comunidad científica, no es posible que dichos tejidos sobrevivan millones de años sin descomponerse.

Un fósil de trilobite

Un fósil de trilobite [Fuente]

De acuerdo a la Teoría de la evolución, animales altamente complejos como los trilobites y nautiloideos habían evolucionado en periodos de tiempo muy largos, entonces su evolución debió de haberse reflejado en el registro fósil, con todo, no se encuentra evidencia alguna de que esto haya ocurrido.

Las edades asignadas a los continentes son demasiado cortas

Las tasas de erosión de la actualidad son demasiado rápidas como para que los continentes y sus contenidos fósiles puedan tener las edades que se les asignaron convencionalmente, estas edades son demasiado cortas como para que la evolución se hubiese realizado. Los sedimentos oceánicos y el material volcánico no corresponden con las antigüedades propuestas por los geólogos, ya que los resultados de edades que se obtienen teniendo en cuenta los datos reales sin mucho menores que el tiempo mínimo estimado necesario para que ocurra la evolución biológica.

La datación radiométrica no es fiable

Con frecuencia estas dataciones llegaron a arrojar resultados anómalos como edades muy antiguas para rocas recientes, o también resultados discordantes para la mista muestra datada con distintos métodos. Por otra parte Ashton menciona que la presencia del carbono 14 en carbón y diamantes implica que dichos materiales que son supuestamente de millones de años de antigüedad, tienen en realidad menos de 100 mil años.
Principio de la datación radiométrica

Principio de la datación radiométrica [Fuente]

El lector de este blog, puede encontrar toda la información totalmente referenciada en el libro del Dr. Ashton citado abajo. La teoría de la evolución tiene muchos problemas y contradicciones, sin embargo la postura creacionista aporta abundantes evidencias científicas claras. ¿Qué opinas al respecto?
  1. John Asthon. (2015). Evolución Imposible. Argentina: Asociación Casa Editora Sudamericana.